lunes, 4 de abril de 2016

CAPITULO 29

- Valentín. ¿Cómo estás?- No pensé que íbamos a vernos hoy. Igual había olvidado mencionarle que iban a venir algunas amistades a casa. Él dejo las bolsas en el suelo y me abrazo.
- Bien cariño y ¿tú?-  Me sentía incómodo. Nunca había demostrado afectos por alguna persona frente a otra. Seguíamos parados en el umbral de la puerta.
- ¿Y esas bolsas?- pregunte para distraer mi nerviosismo. Sentía que estaba haciendo  algo malo.
- Traje un pie de limón y algunas cosas para que comamos.- en un movimiento rápido levanto las bosas y entró a la casa.

            Valentín noto la presencia de aquel individuo desconocido. Rápidamente los presente para no hacer más tensa la situación

- Valentín. Te presento a Alexis. – Ambos se miraron. Mi ex compañero  se levantó y estrecho su mano
- Alexis, él es Valentín….
- Su pololo- interrumpió- Mas incomodo me sentía. Alexis abrió sus ojos impactado-No me dijiste que ibas a tener visitas.
- Lo había olvidado.- en parte si lo había olvidado. Valentín tuvo mucho Trabajo los días anteriores y se me fue contarle lo de mi junta. Por otro lado el, muchas veces sale y no me dice dónde va, ni con quien lo hace. Y que yo sepa no estoy haciendo nada malo… ¿O sí?- Vienen otra amigas luego.
- Ah. Que buena… - sentí su seriedad. Si me pongo en su lugar igual mi actitud sería la misma.
-Vuelvo enseguida- le dije a Alexis. Él Asintió y tome la mano de Valentín y lo conduje hasta la cocina. Me serví un vaso de agua. - ¿Todo bien?
- Para la próxima avísame, asó no hago el ridículo.
- Lo siento.- Si daba alguna otra excusa, estaría agravando mi falta-Pero obviamente te puedes quedar.
- Como crees, no tengo intenciones de escuchar anécdotas de colegio.- Se río.
- Entonces… ¿Estás enojado?
- No, pero me debes recompensar por esto- Se acercó a mí y me rodeo con sus brazos. Nuestros labios se juntaron. Sus manos comenzaron a recorrer mi cuerpo lentamente. La excitación era inminente, esto sumado a la adrenalina de que hubiese alguien a unos pasos de nosotros aumentaba más la tensión.
- ¡Valentín… hay gente!- susurre a su oído mientras besaba mi cuello y sus manos recorrían parte de mi trasero y espalda.
- Pero no hagas ruido, que nos va a oír- Nuestros cuerpos estaban tan unidos. A través de su pantalón podía sentir erección. Me quede en silencio unos minutos disfrutando cada uno de sus movimientos. ¿Qué estará pensando Alexis?

            Desabroche el pantalón de Valentín e introduje mi mano para poder masajear su pene. Un leve gemido salió de sus labios. La cara de mi hombre estaba roja. Yo por mi sentía una mezcla de miedo, emoción de estar tocándolo en este momento. Por mi mente paso la idea de detenerme, pero no mi cuerpo hacía caso.

            La temperatura en la cocina había aumentado bastante. Las ganas de desnudar a Valentín y devorar su cuerpo eran gigantes. Mi mente barajaba las opciones que tenía, pero solo había una que quería hacer en ese momento. Ambas erecciones estaban a su máxima expresión. Me arrodille y en un movimiento rápido tenía el pene de Valentín frente a mi cara. Nuestras miradas se conectaron y cerró uno de sus ojos en aprobación a lo que debía hacer. 

            Valentín tapaba su boca para no emitir sonidos fuertes. Sus ojos estaban cerrados. Coloco una de sus manos en mi cabeza y de esta forma poder mantener mi succión de su miembro. Me excitaba saber que cada movimiento que hacia le gustaba. Cada vez me iba volviendo más experto en satisfacerlo. A lo lejos sentí la televisión encenderse. ¿Alexis nos habrá escuchado? Si no lo ha hecho es obvio que sospecha que hacemos algo pues ya nos hemos demorado bastante. Sí que soy un mal anfitrión por dejar a una visita a solas en el living. Sin embargo, estaba entretenido y todo lo que hago con mi hombre, ocupaba prioridad.

            Las embestidas de Valentín contra mi boca fueron aumentando su velocidad, eso daba a entender que estaba a punto de llegar a su clímax, pero una vez más nuestra actividad se vio paralizada, ésta vez por el timbre de mi casa. ¡Mis Amigas! Rápidamente Valentín guardo su miembro y yo me pare.

- ¿Puedes ir a abrir?- dije- Voy al baño.
- Ve a lavarte los dientes- Solté una carcajada. Su recomendación me dio mucha risa, pero a ese lugar iba. Me daba vergüenza salir de la cocina ya que obviamente Alexis debe haber captado todo lo que hacíamos. El timbre volvió a sonar. Valentín acomodo su pene, pero aún se veía el gran bulto en su pantalón. Hice un gesto con mi cabeza para que fuera abrir y yo salí por la puerta de atrás hacia el baño.

            Cada día me impresiona el nivel al cual llevo mi exploración sexual. Me miraba en el espejo y me reía solo. Ya habíamos hecho algo similar en la oficina del hotel, pero nuestros encuentros siempre se veían interrumpidos. Me quede observando mi reflejo. Ya no era el chico tímido de hace algunos meses atrás. Me agrada ver que por fin estaba desarrollando la personalidad que siempre quise. Algo más atrevido y no tan introvertido. Las risas fuertes de mis amigas me hicieron volver a la realidad. ¿De que estarán hablando?   

            Lave mis dientes y bajé. Para sorpresa mía Valentín estaba sentado en el sillón junto Violeta y Ornella. Me sentía nervioso. Esto de que tus amistades conozcan a  alguien que quieres es algo por lo que nunca había pasado.

- ¡Hola!- Dije. Mis amigas corrieron a abrazarme mientras bajaba la escalera. Alexis y Valentín se quedaron en silencio.
- ¡Cómo no nos habías contado!- susurro Ornella en mi oído - ¡Esta muy rico!
- La idea era que llegaran temprano así ponerlas al día.- susurre, pero daba igual. Valentín me miro y dejo ver su sonrisa.
- ¡Tú pasado y presente juntos en el mismo lugar!- dijo Violeta.
- ¡Cállate!- No entiendo porque susurran si todos pueden oír lo que hablamos. Valentín levanto una ceja con expresión de curiosidad. ¡Esto no va a terminar bien!

            Nos sentamos nuevamente en el living. Después de las presentaciones formales compartíamos algunas experiencias de cómo nos había tratado la vida después de salir de Liceo, pero la sensación fue Alexis y su trabajo en las Torres del Paine.

- Me imagino que los paisajes deben ser hermosos- Pregunto Valentín como si se conocieran de hace muchos tiempo.
-Son maravillosos. Deberías visitarlo.-dijo Alexis

            Valentín trajo las cosas que había comprado para que compartiéramos entre todos. Su personalidad lo hacía atrayente para todos. Hubo un momento en el cual pensé que Alexis era un poco homofóbico, per al contrario, en todo momento siempre tuvo una actitud relajada antes las pequeñas demostraciones de afecto de Valentín hacia mí. Era una situación nueva, que hasta el momento iba muy bien.

- ¿Vamos a comprar algo más?- preguntó Ornella.
- ¡Yo voy!.- Alexis se ofreció y ya estaba de pie.
- Te acompaño- Valentín se levantó tras él. Me sentía feliz de compartir con mis amigas y mi pololo. Había soñado por años con este momento. Ambos al cabo de unos minutos se retiran. Se venía la interrogación.
- ¡Das! ¡Cómo se dio todo entre ustedes!- Grito Ornella.
- Estaba haciendo mí una práctica en el Hotel donde trabaja  y bueno con el tiempo nos empezamos a gustar.
- ¡Dime que tiene un hermano!- Mis amigas estaban ahogadas por saber más de la vida de Valentín,
- Si tiene uno, pero están un tanto enojados.
- ¡Wow! Preséntamelo igual.
-  Veré que puedo hacer- respondí.
           
            Les conté toda mi historia con Valentín, desde que nos conocimos hasta el día en que renuncie por los malos tratos de Isabella. Quedaron asombradas con la actitud “perra” de aquella individua. Pero lo que les impresionaba era mi “relación estable” en este momento. Tal vez suene desesperanzador, pero a estas alturas de mi vida ya había pensado que me iba a quedar solo, típico pensamiento de jóvenes. Que Valentín fuera parte de mi vida era maravilloso, no solo me sentía querido, si no que era una forma de estar aceptándome tal como soy.

            Además, hable un poco de Leandro, quien rápidamente se convirtió en un tema importante en nuestra conversación.

- ¿Por qué no lo invitaste?- Dijo Ornella.
- Recuerda que las cosas no se me ocurren de inmediato.- respondí.
- ¡Llámalo!- Gritaron Violeta y Ornella al unísono.

            Busque mi teléfono y marque a Leandro. Me levante y me fui a la cocina para conversar en privado. Al tercer tono contesto.

- Daslav. ¿Qué haces a esta hora despierto?- el reloj de la pared marcaba las 00.25.
- Aquí en casa. ¿Qué estás haciendo?
- La pregunta es ¿Qué estás haciendo tú? Ósea que tú me llames a esta hora no es solo para saludar.- soltó un carcajada.
- Tengo una reunión social en mi casa. ¿Te gustaría venir?
- ¿Reunión social? – se rio fuerte nuevamente- Ósea una junta.
- Si, una junta. ¿Te animas?
- ¿Hay chicas lindas?- Me imagine a Leandro cerrándome un ojo desde el otro lado de la línea.
- ¡Ven!
- En un rato me dejo caer por allá.
- Okey.

            Valentín y Alexis llegaron con varias bolsas. Este carrete se venía intenso. Para amenizar un poco el encuentro, busque entre mis cosas mi juego de cartas UNO. Quien perdía debía beber un corto de tequila.

            Tras varias partidas, el timbre sonó.  

- ¿Quién puede ser a esta hora? – preguntó Valentín curioso.
-  Es Leandro.- Camine hacia la puerta y la abrí. Vestía una chaqueta de cuerpo y unos jeans ajustados. Se veía bastante guapo. Le di un abrazo y lo invite a pasar-¡Estas congelado!
-  Hace bastante frio a fuera, pero una junta en tu casa no me la pierdo.- Me guiño el ojo. Giro su vista hacia los demás invitados.
- Hola- Dijo estrechando la mano a Valentín y Alexis y con un beso a las chicas. - ¿Así que jugando al UNO?
- ¿Te animas? – Dijo Ornella. Ambos se miraron.
- No rechazaría esta oferta. - ¿Se habrán gustado?
- ¿Y cuál es la penitencia del perdedor?- Leandro  no despegaba sus ojos de Ornella y ella tampoco de él. Valentín lo observaba un tanto serio. Me imaginaba que estaba pensando en Alejandra. Se supone que están juntos ¿O no?
- El que pierde bebe un poco tequila.- dije señalando la botella en la mesa.
-  Pero podríamos hacer un poco más interesante penitencias.
- ¿Cómo qué? – Violeta pregunto.
- Juguemos y luego quien saque el primer lugar decide lo que debe hacer el que pierde. ¿Les parece?

            No sé si fue por efecto del alcohol, pero acepte inmediatamente. Valentín estaba serio pero del mismo modo dijo que sí. Los demás se unieron igual.

            Repartimos las cartas. Entre risas y quejas por los colores y números que aparecían fue avanzando la partida. Tras unas pocas vueltas Leandro obtuvo el primer lugar.

- Excelente- dijo Leandro imitando la voz del Señor Burns. - Mientras juegan ustedes, voy a pensar en la penitencia.-
                                                                      
            Seguimos jugando, esta se iba poniendo cada vez más interesante. Nadie quería perder y de este modo salvarse de la penitencia. A Leandro se le ocurrió la idea, por ende imagino que esta no iba a ser algo tan simple. Alexis, obtuvo el segundo lugar. Ya los nervios de saber quien perdería se podían sentir en el ambiente. El tercer lugar fue de Violeta y el cuarto de Ornella. Valentín tenía tres cartas y yo cuatro. ¡No quiero perder! Todos nos observaban. Me sentía como si estuviera en la final de una partida del juego de cartas Mitos y Leyendas.

- ¡No me vas a ganar!- dije mirando a Valentín por sobre mis cartas.
- Las estadísticas no están a tu favor.- En la mesa estaba el número 6 de color rojo.
- No subestimes mi talento, llevo años jugando. – respondí.
- Si fueras tan bueno como crees, no debieras estar en esta situación.- ¡Touché!
- Esto no está dicho aún.- En mi interior me estaba riendo. Valentín se tomaba muy enserio el juego. Los demás a nuestro alrededor se mantenían en silencio. Solo escuchaban atentos lo que conversábamos.- Tu turno le dije. Él coloco un seis amarillo. Yo rápidamente tire un tres del mismo tono.
- Estas a punto de perder- su carta fue el cambio de color y rápidamente grito - ¡Uno! Elijo el color rojo- ¡Maldición! Solo tengo un nueve y dos bloqueo de turno, todas del color verde. No perdí la calma. Valentín tenía el ceño fruncido, por mi frente podía sentir una gota de sudor de nerviosismo. Saque una carta del mazo y para suerte mía era el comodín mas cuatro.
- El que ríe ultimo ríe mejor- tire mi comodín- ¡Verde! – Lance mis dos bloqueos, dije -¡Uno!- y coloque mi última carta.

            Los espectadores de nuestra partida gritaron de emoción para nuestro final. Valentín no podía creer que le hubiese ganada, o solo era una actuación, ya que tomaba la cabeza con ambas manos en respuesta a su derrota. Nadie quería perder por la penitencia de Leandro. Para mí fue un alivio, pero ¿Qué tendrá que hacer Valentín?

- Jefecito, ahora me voy a desquitar- dijo mi amigo que frotaba sus manos en signo de malicia.
- Tuviste bastante tiempo para pensar, así que dilo luego para poder pasar esta humillación lo antes posible. –  dijo entre risas Valentín.
- Tranquilo, usted relájese. Daslav, ¿Me prestas tu notebook?
- Si está en la pieza. – Leandro subió rápidamente y bajo con el computador.
- Señor Henríquez, como usted es el perdedor de la primera ronda. Le toca la siguiente penitencia- Tecleaba rápidamente  buscando algo en internet.- Necesito que se pare frente a todos.
- Sabes que me voy a vengar por esto ¿Cierto?- dijo Valentín con una sonrisa maquiavélica.
- Lo sé, pero debo disfrutar mi momento de gloria. Cuando yo digo, usted va a tener que bailar la siguiente canción.

            Para sorpresa de todos, la canción Sexy and I know it comenzó a sonar.

When I walk on by, girls be looking like damn he fly 
I pay to the beat, walking on the street with in my new lafreak, yeah 
This is how I roll, animal print, pants out control, 
It's real fool with the big F o 
They like Bruce Lee rock at the club 

Valentín estaba asimilando todo lo que tenía que hacer y no movía ni un músculo. Todos aplaudíamos para que se animara a bailar. Cerró los ojos y como si hubiese entrado en un trance empezó a moverse al ritmo de la canción. No podía creer que él estuviera haciendo aquel baile. Entre risas y gritos Valentín se empezó a sacar la ropa y como si fuera un vedeto, arrojó su chaqueta hacia nosotros. Su rostro estaba rojo, no sé si por vergüenza o por el calor de sus sensuales movimientos.

- Igual me gustaría grabarlo-dijo Leandro a mi oído- para poder pedirle un aumento de sueldo- Le di un codazo
- ¡Ni se te ocurra!-

            Se sacó la camisa y quedaron sus tatuajes al descubierto. Alexis solo se reía de la situación.  En cambio mis amigas estaban vueltas locas como si estuvieran en una despedida de soltera. Si esta es una de las penitencias, no debo perder para las próximas rondas porque no se qué ira pasar con las que siguen.

            Leandro se levantó y camino hacía donde estaba el computador y mientras detenía la música dijo

- Era una penitencia corta, no podemos estar todo el rato viendo como baila.- En ese instante Valentín se colocaba la camisa.- Aún quedan muchas penitencias.

            Al continuar con los partidas, y como si fuera el campeón mundial del juego UNO, Leandro gano la siguiente.  Uno a uno fueron perdiendo mis invitados,  Alexis tuvo que beberse cinco latas de cerveza al seco. La penitencia de Violeta fue ir a pedir azúcar donde la vecina a las tres de la mañana. Ornella tuvo que llamar por teléfono a  su ex pololo, con el cual habían terminado no de buena forma, y hablar de la vida.  Valentín volvió a perder y tuvo que comerse un ají de los más picantes que había en mi casa. Nadie reclamo acerca de estas y las cumplieron a cabalidad. La última fue la mía.

- No me hagan hacer nada ridículo- dije mirando  Ornella, quien era la encargada de decir lo que tenía que hacer. Y comencé a tomar de la cerveza que tenía en mis manos.
- La Penitencia es que le des un beso de 30 segundos a Alexis.- Me ahogue al escuchar esas palabras. Comencé a toser.
- Levanta los brazos dijo Violeta- le hice caso. No entendía como me hacían esto. Como le iba a dar un beso a Alex frente a Valentín. Seguí tosiendo para  poder alargar el momento.
- ¿Estás bien?- pregunto Leandro
- Si, me duele un poco la garganta - Mire a Valentín que estaba serio. ¿Qué se supone que hace uno en estos momentos? Analizando las opciones que me quedaban eran las siguientes: 1) Lo beso. Esto es un juego así que Valentín no debieran porque enojarse. 2) No lo beso y arriesgo de quedar mal ante todos, ya que nadie se opuso a su penitencia.
- ¿No te molesta Valentín cierto? –Dijo Ornella.- Es un juego.
- Es un juego y es su penitencia, Daslav debe hacerlo. – Su seriedad aun se podía ver en su fría sonrisa.- ¿Qué dice el otro involucrado?
- Por mí no hay problemas- Todos se giraron para ver a Alexis que estaba con los ojos cerrados y con una gran sonrisa. Parece que el efecto de las cinco cervezas se había hecho presente.
-  ¿Daslav?- Ornella me miro.
           
            Sin responder me acerque a Alexis. Él se levantó. Ambos nos miramos por unos segundos y sin decir nada nuestros labios se juntaron. El alcohol que corría por nuestros cuerpos fue un gran impulsor para hacer esto. Alexis se veía que tenía algo de experiencia besando a hombres, pues en ningún momento se distrajo con algún gesto de desaprobación, era tan natural, no como pensé que podría ser un heterosexual; se dejaba llevar por la situación.

            En esos veinte segundos pasaron muchas cosas por mi mente. En mis años de colegio siempre soñé con este momento, poder besar al chico guapo del curso. Aquel joven por el cual sufrí por bastante tiempo. También, Valentín, que debe estar observando en silencio esta situación. Me imaginaba lo incomodo que debía sentirse, pero sé que en el fondo esta era una prueba. Sé que Valentín estaba poniendo en juego lo que yo sentía por él. Con este beso me di cuenta que realmente todos aquellos sentimientos que tuve hace años ya no estaban. Besar a Alexis me hizo dar cuenta que él era un capítulo cerrado en mi vida. Mi presente y futuro estaba con Valentín.

            Terminado el beso, no volvimos a jugar. Leandro quedo como el victorioso de la noche, pues nunca salió en último lugar.

- Obviamente lo que paso aquí, queda aquí.- dijo Alexis entre risas.

            Valentín se veía tranquilo, pero un tanto serio. Después de todo lo bien que lo habíamos pasado, se notaba denso el ambiente. Así que mis amigas decidieron irse cada una a su casa. Alexis se encontraba bastante ebrio por lo cual Leandro que estaba un poco más sobrio se lo llevo a su casa. Todos deben suponer que me tocaba una plática seria con Valentín después de todo.

            Salí a despachar a mis visitas y al entrar note el silencio. Valentín no estaba en living. Subí hasta mi habitación y ahí estaba sentado sobre mi cama, esperándome.

- Si quieres terminar conmigo, lo entendería- dije mientras me sentaba al lado de él.
- ¿Porque piensas eso?- respondió.
- Por tu actitud en estos minutos.
- Quiero que me cuentes que sientes después del beso, por Alexis. No soy tonto y es obvio que él te gustaba hace años.
- Nada, no me gusta ya. Hace años sentía algo muy fuerte por él, pero fue un amor de colegio. Con el beso me di cuenta que ya es un capítulo cerrado en mi vida. – tome su mano.
- ¿Seguro?
- Si, seguro.- Su tranquilidad era bastante extraña para un momento como esto. Me daba un poco de miedo. – ¿Estamos bien  entonces?
- Nunca hemos estado mal ¿O sí?
- No.

            Por fin estábamos solos después de tanto. Sus besos me hacían sentir el hombre más feliz del planeta. Sus caricias eran lo que yo necesitaba en ese momento. Aunque fuera algo que me costaba reconocer en tan poco tiempo, me estaba enamorando de Valentín.

- Bailas muy bien. ¿Me quieres hacer un show privado?- dije mientras le besaba el cuello.
- Te haría muchas cosas en este momento.

            Coloque la canción Drop The Game de ChetFaker.


I've been seeing all, I've been seeing your soul
Give me things that I wanted to know
Tel me things that you've done
I've been feeling old, I've been feeling cold
You're the heat that I know
See, you are my sun


Y al ritmo de su melodía seguimos con los besos y caricias. En un cerrar de ojos ya estábamos desnudos, yo sobre él. Nuestros miembros se rozaban con cada movimiento.  Fui bajando dando besos por su cuerpo y en sus brazos. Pase mis labios cada uno de sus tatuajes que me gustaban. La punta de mis dedos recorría lentamente su cuerpo. Llegue a su pene. Lo introduje en mi boca para hacer algo que él amaba. Sus gemidos eran suaves. Comencé mi felación con sutiles movimientos. Con cada uno de ellos, el buscaba más y más profundidad en mi boca. Acariciaba sus testículos y el arqueaba su cuerpo en respuesta a la excitación.

- ¡No aguanto más!
- ¿Qué quieres hacer?- pegunte besando su cuerpo nuevamente.
- Ya sabes lo que quiero.
- Dilo con todas sus letras.
- ¡Quiero meterlo!
- Señor Henríquez, esas palabras no son dignas de un gerente de hotel.- Reí y luego me senté sobre sus caderas. Su pene rozaba la entrada de mi ano. -¿Esto quiere?
- Sí.- respondió entre gemidos. Me estire para alcanzar un condón del cajón del velador. – ¡No! Esta vez no, quiero sentirte

            Después de un largo jugueteo de su lengua en la entrada de mi ano para poder dilatar, Valentín introdujo su pene. El dolor se hacía más soportable. Nuestra conexión en el sexo se hacía más intensa, el ya sabía lo que yo quería y del mismo modo lo que él deseaba. Tras varias embestidas y después de un rugido intenso de su parte, acabamos.

            Me abrazo fuertemente. Ojala siempre pudiéramos estar así. Quisiera no poder despegarme nunca de sus brazos. En esta etapa de mi vida, Valentín es todo lo que necesito. Descanse mi cabeza sobre su pecho. Podía sentir los latidos de su corazón

- ¿Daslav?
- Dime.- acomode mi cabeza para mirarlo directamente a sus ojos.

- Te amo.

45 comentarios:

  1. Hermoso, chistoso, y caliente relato, me encanto ♥ gracias das ��

    Pancho.

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE! LA ESPERA VALIÓ TOTALMENTE LA PENA :), ESO SI! NOS DEBES VAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARIOS CAPITULOS DAS 77



    SALUDOS :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en deuda lo se, de a poco la iré pagando.

      Saludos

      Eliminar
  3. Me parece una falta de respeto horrenda que hayas pasado tanto tiempo sin publicar a tus fieles seguidores. No hay excusa que te impida avisar que estás teniendo algún problema. Ojalá no tengamos que esperar meses para el prox capítulo, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento por que hayas tenido que esperar estos meses para leer este capítulo.

      :3

      Eliminar
  4. dios dios dios alá alá dioses diosas y todas las deidades ohhhhhh morí morí morí morí jajjaaj wn valió la pena toda la espera esta mas que la raja jaja y no te imaginas todas las caras que puse a medida que leía el relato :D espero con muchas ansias el próximo!!!
    kuhaylan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me imaginaba a valentin bailando y me reia solo xD

      Eliminar
    2. Jajajajajaja Valentín y sus bailes sensuales. Me hubiese gustado ver sus caras.

      Eliminar
  5. Me gusto esperar por esto, buenísimo como los anteriores, te felicito, un cariñoso abrazo ;D

    ResponderEliminar
  6. Noooooo waaaaaaaa se me hizo inmensamente corto el relatoooo para variar quede con gusto a poco muuuy bueno das porfaaaa no nos hagas esperar Tanto tanto para el otro cuidate saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no tengan a esperar tanto.

      Saludos Víctor

      Eliminar
  7. Linda entrega. Lindo Das.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente capítulo daslav, ¿habrá capítulo este domingo?

      Eliminar
    2. El domingo no. El proximo saldrá el viernes en la nochecita. Para que no entren a cada rato.

      Cariños para tod@s

      Eliminar
    3. Hoy si que si? :3

      Eliminar
  8. Leer y recordar, leer y sentir, leer y decir no soy el único... si esto es fricción créeme que se acerca en demasía a muchas realidades.

    Saludos Das!! ��

    E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería interesante leer tu historia. Todos tenemos algo que contar.

      Saludos E

      Eliminar
    2. Jajaja, al parecer entre ambos hay mucha fricción

      Eliminar
  9. y el capitulo cuando ?

    ResponderEliminar
  10. Se retrasa una semana, pensé que tendría tiempo. Pero.... Mi pude. Lo siento.

    ResponderEliminar
  11. Así es como esperamos un mes más :(

    ResponderEliminar
  12. Este viernes va a haber capítulo?

    ResponderEliminar
  13. Sinceramente yo ya me aburri, se que lo haces como hobby pero deberias tener un poco de respeto por las personas que leen tus relatos, por ultimo avisar cuando lo publicaras, eres peor que el Borja...

    ResponderEliminar
  14. Oye que onda? Habrá o no relato hoy? Ya me aburre estar revisando todos los días esta huea, estoy enojadito :c jajhs
    Das, mal mal ahi </3

    ResponderEliminar
  15. jajaja que se enojan por weas, hace unas semanas por curiosidad me di cuenta que había nuevo capítulo y recién hoy tengo tiempo para leerlo y ponerme al día. Hay mas vida! Excelente el relato Das, que hará ahora que tiene a Valentín declarando su amor y con un posible reencuentro con Alex? :)

    ResponderEliminar
  16. Daslaaaav, ¿Dónde estás?
    Saluda a Sapito si lo ves por ahí.
    ;)

    ResponderEliminar
  17. Ya po daaaas aparece necesito leeeeeeeer tus relatos... Hasta el borja ya volvió.
    Besos y cuidate estes donde estes♥♡♥♡

    ResponderEliminar
  18. Si no seguirás escribiendo por fa avisa para dejar de revisar tu blog

    ResponderEliminar
  19. Que sucede que cada vez que desaparece Das, aparece Borja?...
    ... baia baia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso igual pense xd

      Eliminar
    2. Nah, claramente son 2 personas diferentes por como escriben, pero si fuera cierto sería un genio

      Eliminar
  20. Deberían tener paciencia, al principio con suerte había un capítulo mensual, entiendo que deseen leer algo nuevo, pero deben saber que la vida no siempre da tiempo a escribir.

    ResponderEliminar
  21. Das!!! Estas bien? Seguiras con la historia o no ? Porfa da señales de vidaa

    ResponderEliminar
  22. Hola.

    Creo que está demás perdón disculpas. No diré que ha pasado, a estas alturas las excusa solo agravan la falta. Gracias a todos. El capítulo si o si sale el próximo domingo 10. Aun queda mucho que contar. Gracias a los que han esperado con paciencia y a los que no, gracias igual por querer saber más.

    Un abrazo

    Daslav

    ResponderEliminar
  23. Groso!!! ... pude vivir cada sentimiento de lo que iba leyendo... tienes un lindo don Daslav A. ... Espero con ansias los próximos capítulos, un gran abrazo...

    ResponderEliminar